Decreto n.º 5/2014, de 14 de febrero, del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, por el que se declara bien de interés cultural inmaterial a favor de “La Tradición del Bordado de Lorca”.

Sección:Comunidad Autónoma
Emisor:Consejo de Gobierno
Rango de Ley:Decreto
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

El artículo 10.UNO.14 de la Ley Orgánica 4/1982, de 9 de junio, del Estatuto de Autonomía para la Región de Murcia establece la competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma en materia de patrimonio cultural, histórico, arqueológico, monumental, artístico, paisajístico y científico de interés para la Región.

La Dirección General de Bienes Culturales, por resolución de 27 de marzo de 2013, incoó procedimiento de declaración como bien de interés cultural inmaterial a favor de la Tradición del Bordado de Lorca, publicada en el BORM número 80, de 9 de abril de 2013, y notificada a los interesados.

De acuerdo con el artículo 16 de la Ley 4/2007, de 16 de marzo, de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, se ha concedido trámite de audiencia a los interesados, que presentaron alegaciones extemporáneas, y consta en el expediente informe favorable de la Universidad de Murcia y la Real Academia Alfonso X el Sabio, como instituciones consultivas de la Comunidad Autónoma.

En consecuencia, terminada la instrucción del procedimiento, la Consejería de Cultura y Turismo considera que procede declarar bien de interés cultural inmaterial la Tradición del Bordado en Lorca, de acuerdo con lo previsto en los artículos 2 y 3.2 de la Ley 4/2007.

En virtud de lo expuesto en el artículo 13.1 de la Ley 4/2007, de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, a propuesta del Consejero de Cultura y Turismo y previa deliberación del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia del día 14 de Febrero de 2014

Dispongo

Artículo 1

Se declara bien de interés cultural inmaterial la Tradición del Bordado de Lorca, con arreglo a la descripción y la justificación que constan en el anexo y documentación que figura en su expediente.

Artículo 2

Se consideran bienes integrantes del patrimonio cultural la relación de los bienes muebles e inmuebles de acuerdo con las categorías que se indican en el anexo.

Contra el presente Decreto, que pone fin a la vía administrativa, podrá interponerse, con carácter potestativo, recurso de reposición ante el Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, dentro del plazo de un mes a contar desde el día siguiente a su notificación o publicación, conforme a los artículos 116 y 117 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero), o directamente recurso contencioso-administrativo en el plazo de dos meses, ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, de acuerdo con lo previsto en los artículos 10 y 46 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

Dado en Murcia, 14 de febrero de 2014.—El Presidente, Ramón Luis Valcárcel Siso.—El Consejero de Cultura y Turismo, Pedro Alberto Cruz Sánchez.

Anexo I
  1. - Identificación

    Denominación: La Tradición del Bordado de Lorca

    En el municipio de Lorca se produce un tipo de bordado, llamado culto o erudito (frente al denominado popular o anónimo). Este bordado erudito se caracteriza por la aplicación de las labores en tejidos de gran calidad utilizando materiales nobles como seda y oro.

    El bordado de Lorca se confecciona de la siguiente forma: la dirección artística elabora un dibujo, después se montan los bastidores y sus medidas a escala y se reparten los trabajos por zonas, mientras tanto se eligen los materiales necesarios como el tipo de tejido, los colores de las sedas y la calidad del oro.

    Posteriormente, se decide el material sobre el que se va a bordar, normalmente raso o terciopelo. Para la elaboración de estos bordados se utilizan principalmente dos técnicas:

    La de “seda matizada” en la que el dibujo se perfila sobre papel de seda, se coloca sobre el lienzo y comienza la tarea del bordado. Se trabaja en distintos tipos de punto: indefinido, transversal, radial o punto corto o Punto Español Felices (este tipo de punto fue patentado en el año 1918). Las piezas, una vez realizadas, se trasladan a los soportes finales.

    La segunda técnica utilizada es la conocida como “canutillo de oro”, que se realiza sobre una base con realce para los motivos fitomórficos y geométricos inspirados en la antigüedad clásica. Los tipos de oro más utilizados son: brillo, mate y briscado, pudiendo añadirse perlas y pedrería. Asimismo, se trabaja el oro con punto corto conocido como punto plano. Estos bordados se realizan directamente sobre el tejido definitivo, bien sea raso, terciopelo o cualquier otro.

  2. - Descripción y datos históricos. Aspectos intangibles.

    Gracias a la numerosa documentación existente en el archivo municipal de Lorca, y las publicaciones sobre los oficios artesanales en la Edad Media de la profesora María Martínez, sabemos de la importancia que el arte del bordado tiene en la ciudad hasta el Renacimiento. Ya a mediados del siglo XVI, Lorca fue un importante centro de producción como lo demuestra la presencia de “brosladores” afincados en la ciudad y que procedían de Andalucía.

    El bordado erudito estaba destinado principalmente a la confección de prendas para ornamentos religiosos, bien fueran para la liturgia o para el culto.

    Según el profesor Manuel Pérez Sánchez, la tradición del bordado realizado por hombres que enseñaban el oficio artesano a sus hijos varones, terminó por romperse en el año 1779 cuando una Real Orden de Carlos III disponía el empleo a las mujeres para esta labor como artesanas de la aguja, pasando del ámbito religioso al doméstico.

    Las labores del bordado popular continúan siendo de gran importancia en toda la Región de Murcia, pero el bordado erudito lorquino, que tiene como inspiración el “punto de figura” o “pintura de aguja” italiana, evoluciona a lo largo del siglo XIX gracias a los desfiles bíblico pasionales, que tras la desamortización eclesiástica provocó que los cofrades se vistieran con mantos decorados recordando momentos históricos de la tradición bíblica en sustitución de las obras escultóricas desaparecidas, surgiendo de esta forma una manifestación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA